Flash Player no se encuentra o la versión no es compatible, utiliza el siguiente link para ir a la página de descarga
Descargar Flash Player

Visítanos en:
Twitter Facebook YouTube
|
Imprimir
Búsqueda:
 
Círculos de Silencio
Círculos de silencio
Círculos de silencio

Movilízate por los derechos de todos

Bajo este lema Cáritas Diocesana de Salamanca comenzaba esta iniciativa en 2011. Pretendemos poner de manifiesto muchas situaciones que velan por los derechos humanos, temas como la educación, la inmigración, el empleo, así como los derechos de las mujeres, la lucha contra la pobreza, la infancia o el derecho a una vivienda digna son algunos de los aspectos que se han trabajado y seguimos trabajando los últimos jueves de cada mes.

Manifiesto abril 2017

POR UN TRABAJO PLENO

No nos bastan las estadísticas que dicen que se reduce el desempleo. No podemos conformarnos, cuando más de cuatro millones de personas en España no consiguen acceder a un puesto de trabajo; cuando casi treinta mil personas en Salamanca ven, cada día, cercenadas sus posibilidades de un desarrollo personal y familiar pleno e integrado. Hoy tenemos que decir con el Papa Francisco que “una sociedad que no ofrezca a las nuevas generaciones suficientes oportunidades de trabajo digno no puede llamarse justa”, y en España hay 600.000 menores de 30 años que no logran acceder a un empleo.

No nos conformamos; la consecución de un puesto de empleo debe garantizar el acceso a unos medios de vida suficientes para el desarrollo de una vida plena; lo decía Juan Pablo II: “el salario justo se convierte en todo caso en la verificación concreta de la justicia de todo el sistema socio-económico y, de todos modos, de su justo funcionamiento. No es esta la única verificación, pero es particularmente importante y es en cierto sentido la verificación-clave.” Y, en España, el fenómeno de los trabajadores pobres es un hecho, casi el 15% de las personas asalariadas en España no cuenta con medios de vida suficientes para una integración social efectiva.

No nos conformamos; creemos en un mercado laboral justo y equilibrado. Son necesarias condiciones de trabajo en el que todas las partes colaboren de manera conjunta a la consecución del bien común, entendido este como un valor de orden superior que impregne toda la organización social. El mundo del trabajo no debe supeditar el resto de la vida humana a la producción y a la prestación de servicios: no podemos transigir con la discriminación, con las nuevas formas de explotación, con la violación de los derechos laborales, con los horarios imposibles, con las tareas alienantes. “Es, sin embargo, demasiado frecuente también hoy día que los trabajadores resulten en cierto sentido esclavos de su propio trabajo. Lo cual de ningún modo está justificado por las llamadas leyes económicas” .

Creemos necesaria la implicación real de los legisladores porque no basta con tener leyes y pedir que se cumplan. Las leyes deben ser justas, deben recoger las demandas y necesidades de la mayoría de la población y deben ser viables. Cuando la legislación reproduce una y otra vez la injusticia, está traicionando a la sociedad a la que dice servir. Como bien se decía en el Concilio Vaticano II “La actividad económica es de ordinario fruto del trabajo asociado de los hombres; por ello es injusto e inhumano organizarlo y regularlo con daño de algunos trabajadores.”

 Hoy más que nunca queremos decir en voz alta que creemos en un trabajo pleno con el que colaborar en la construcción de una sociedad más justa para todas y todos. Reivindicamos el trabajo libre y sin opresiones de ningún tipo; con el Papa, afirmamos que el trabajo debe ser creativo y participativo “viendo siempre en el fin del trabajo el rostro del otro y la colaboración responsable con otras personas”.

¡Por un trabajo pleno! Llamados a ser Comunidad

Cáritas Diocesana de Salamanca Salamanca. Pascua de Resurrección 2017.