Noticias

COVID19: La Caridad No Cierra. La persona en el centro. Trabajo con reclusos y ex-reclusos y enfermos de VIH – Sida

Después de más de un mes de confinamiento el día a día se hace complicado, lo es aún más cuando no puedes quedarte en casa y tienes que cumplir condena. Es el caso de las personas reclusas en Topas. Hoy hablamos del trabajo que Cáritas realiza con reclusos y exreclusos, que tampoco para. Los responsables de ese proyecto continúan trabajando y formándose para desarrollar un trabajo de calidad y seguir dando respuesta a la nueva situación penitencia, con todas las limitaciones que esto conlleva en la situación actual.  

Gran parte del trabajo se dedica a planificar para favorecer la vida de los internos en el momento que se restaure la normalidad, pero también siguen en contacto continuo con la institución penitenciaria porque es necesario dar respuesta a necesidades de internos y sus familias que ahora más que nunca se encuentran aislados por esta situación. Además la vida continua y sigue habiendo personas a las que les llega su libertad definitiva y el COVID-19 no entiende de exclusión ni de personas sin recursos económicos. Desde Cáritas Diocesana de Salamanca en coordinación con la institución penitenciaria y con otras instituciones intentamos dar respuesta a estas necesidades para que la libertad definitiva y este momento de excepcionalidad no suponga un grave problema. 

Los compañeros del programa de prisión ofrecen apoyo a otros compañeros en centros donde la actividad sigue siendo imprescindible, como es por ejemplo el centro de día ‘Espacio Abierto’ para personas sin hogar. 

Seguimos también con el trabajo que se realiza con personas enfermas de VIH-Sida, en concreto hablamos de la vida en ‘Casa Samuel’, recurso de 24 horas que no ha cesado su actividad desde que comenzó el Estado de Alarma. Esta casa es el hogar de 12 personas que siguen necesitando cuidados y acompañamiento.  

Además de la rutina diaria, se están realizando distintas dinámicas individuales y grupales relacionadas con el trabajo de las emociones y los sentimientos que la situación tan difícil que se está viviendo está generando en cada uno de los participantes. Por otra parte, también se ha llevado a cabo una dinámica muy especial con los voluntarios para hacer esta situación más llevadera y, sobre todo, para que, a pesar de no poder verse, sentir cerca a los voluntarios que siguen acompañando en la distancia. Los voluntarios de la Casa han elaborado cuentos, cartas y vídeos de ánimo para los residentes. Cada gesto cuenta en estos duros momentos y las personas que están en la Casa han recibido cada mensaje como un aliento de esperanza en medio de esta crisis. Posteriormente, han sido los residentes quiénes han respondido a esos mensajes de apoyo con un vídeo de agradecimiento que se les ha enviado a todos los voluntarios. La respuestas y mensajes de “·emoción y cariño” de todos los voluntarios ha sido unánime 

 Desde el proyecto de Intervención Comunitaria también queremos seguir estando cerca de las personas con VIH que residen en sus domicilios, algunas de ellas viviendo solasPor ello, en estos momentos se está realizando un esfuerzo especial por continuar acompañando manteniendo contacto telefónico semanal con todas ellas, intentandestar cerca en las situaciones de soledad.  

Es una prueba más de que en esta situación se ”despliegan capacidades inéditas en el sentir solidario y el actuar responsable” (J. García Roca) 

Cada día que pasa es un día menos para que todo esto termine y volvamos con más ganas que nunca, mientras… Seguimos estando cerca, la caridad no cierra. 

 

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies