Noticias

La UPSA comienza a dar los primeros pasos para la creación de un proyecto de voluntariado de la universidad

El rector de la Universidad Pontificia de Salamanca, Ángel Galindo García, organizó ayer una mesa de trabajo con distintas ONGs con el objetivo de crear un proyecto de voluntariado de la UPSA.

En la mesa de trabajo han participado Javier Vicente, de Cruz Roja Salamanca; Rosa Hernández, de Cáritas Diocesana; Carlos Miguélez, de la ONG Solidarios para el Desarrollo; y Carmina Romo, de la ONG SED. Junto a ellos han estado el vicerrector de Ordenación Académica y Calidad, José Manuel Alfonso; y el director de Comunicación, Ángel Losada.
Ángel Galindo, que desde el inicio del mandato ha apostado por potenciar el papel de la UPSA como agente activo del cambio social, materializa así el compromiso de la Universidad con la sociedad, implicando a los alumnos. “Los estudiantes y antiguos alumnos son el principal valor de nuestra universidad, por eso contamos con ellos para mostrar nuestro compromiso social.
A través del voluntariado cumplimos un doble objetivo: completar la formación de los alumnos como futuros profesionales comprometidos, y revertir así en la sociedad, en los sectores más desfavorecidos, esa apuesta por una formación integral. Los estudiantes son eminentemente solidarios y lo que hacemos es dar un lugar para que desarrollen esa capacidad. Sabemos que no basta con la buena voluntad, sino que es necesaria la preparación, la infraestructura, y para eso está la universidad, para garantizar la calidad”, señaló el rector, Ángel Galindo.
En su afán por tender puentes de colaboración con la sociedad, la UPSA certifica su compromiso social con esta iniciativa en la que participarán activamente tanto los estudiantes como los antiguos alumnos de la Universidad.
“Queremos completar el proceso formativo de nuestros estudiantes con experiencias prácticas de colaboración con los más desfavorecidos. La participación activa de los estudiantes no sólo resulta útil para su formación, sino que también tiene efecto en la propia mejora de la institución y en la función social que ésta desempeña”, añadió el rector tras remarcar los valores que “nos diferencian como Universidad Católica”.
En esta iniciativa, Ángel Galindo no olvida a los estudiantes que, aunque ya abandonaron las aulas, “forman parte de una gran comunidad universitaria formada en los mismos valores”. “Queremos rentabilizar el vínculo que nos une a nuestros antiguos alumnos en beneficio de la sociedad, de la Universidad y de su propio desarrollo como personas y como profesionales”, añadió.
Fotografía: Enrique Carrascal

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies