Noticias

«Jesús nació pobre porque el dinero y el poder son obstáculos para transmitir el Evangelio»

El profesor de Economía en la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia, Enrique Lluch Frechina, participó ayer en la primera de las actividades organizadas por las entidades de Iglesia para conmemorar la Jornada por el Derecho al Trabajo Decente, que se celebrará el sábado, 7 de octubre.

En el aula VirgenVega de la Casa de la Iglesia, Lluch alentó a las instituciones eclesiales a liderar el cambio económico en aras de una sociedad más justa y humana, tal y como establece, afirmó, «la doctrina social de la Iglesia». Con referencias constantes a encíclicas y publicaciones de Francisco y de los Papas anteriores, el profesor unió la evangelización al desarrollo y la promoción humana y aseguró que la Iglesia puede dar esperanza ante «esa economía que mata», en palabras del Papa Francisco.

Y es que «la economía es fuente de muchas injusticias y en muchas ocasiones pasa por encima de las personas». De ahí que el mensaje evangélico dejara claro que «no se puede servir a Dios y al dinero», apuntó Enrique Lluch, no sin antes puntualizar que «Jesús nació pobre, en un establo en aquellos tiempos, porque el dinero y el poder son obstáculos para transmitir el Evangelio». Y es en el Padre Nuestro donde, según el experto, se encuentra la clave: «danos hoy nuestro pan de cada día, esto es, que todos recibamos lo suficiente para vivir».

Para conseguir ese cambio social y económico, la Iglesia tiene que revalorizar la función social de sus instituciones y seguir una senda marcada por varios principios: tener en cuenta los productos y servicios producidos, fomentar el desarrollo de las personas que trabajan en la empresa y mejorar el entorno en el que se trabaja. Estas ideas engloban otras más concretas, como las que hablan de la gestión del patrimonio, tan importante para la Iglesia, o las que llevan a entender la economía desde el amor y el respeto con lo que nos rodea. En este sentido Lluch hizo especial hincapié en la necesidad de proporcionar salarios dignos, que permitan vivir no sólo al trabajador sino a su familia.

Tras su intervención se abrió un turno de diálogo y debate con los asistentes. Las actividades por la Jornada del Trabajo Decente continuarán el sábado, con la vigilia que se celebrará en la iglesia del Carmen de la plaza de los Bandos a las 18 horas y con el acto de sensibilización organizado desde la Plataforma Salmantina por el Empleo, a las 19 horas en la plaza del Liceo.

 

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies