Noticias

Cáritas Filipinas se moviliza para auxiliar a los cientos de miles de víctimas del super tifón «Pablo»

«Hemos comenzado ya a distribuir arroz y ayuda de emergencia
a los damnificados», asegura Edwin Gariguez, director de Cáritas Filipinas

Caritas Filipinas ha activado sus dispositivos de respuesta a las emergencias para prestar auxilio a las cuantiosas víctimas del super tifón “Pablo” de categoría 5 que el pasado martes arrasó la zona suroriental, causando inundaciones y graves daños en viviendas, negocios y granjas. A medida que pasan los días, aumenta tanto el número de fallecidos como el de damnificados va en aumento.
Distribución de arroz y ayuda de emergencia
Caritas Filipinas ha enviado equipos de emergencia en las áreas afectadas para colaborar en las primeras operaciones de socorro a los afectados. «Hemos comenzado ya a proporcionar arroz y ayuda de emergencia a las víctimas, pero necesitaremos más tiempo y esfuerzo para organizar de manera adecuada el plan de ayuda a todas las personas afectadas», explica el padre Edwin Gariguez, director de Caritas Filipinas, en un informe preliminar de daños remitido ayer a Cáritas Internationalis.
El padre Edwin forma parte de uno de los equipos de Cáritas que se ha desplazado a Suriago del Sur, donde el impacto de “Pablo” ha sido especialmente intenso. «La mayoría de la zona costera ha sido afectada», señala el responsable de la Cáritas Filipina. «En la ciudad de Nigig, sólo tres de 50 casas siguen en pie», añade.
Asistencia a las víctimas a través de las parroquias
En su informe indica que las áreas de Compostela y Davao Oriental son las que tienen mayores necesidades de material de emergencia, como esteras, mantas, suministros de agua y productos de higiene, así como toldos para refugios temporales. En estas zonas, la red local de Caritas ha podido poner en marcha un canal de asistencia urgente a las víctimas a través de las parroquias, que se habilitaron como refugios temporales después de recibir el aviso de la llegada del tifón.
Los equipos de Cáritas Filipinas alertan que habrá serias necesidades de vivienda a largo plazo, especialmente en la provincia de Compostela y Davao Oriental. «Aunque sorprende que la situación no sea tan mala como se esperaba, los daños materiales y el impacto agrícola del tifón se sentirán durante muchos años» asegura Gariguez, que confirma, también, que los refugios construidos por Caritas para situaciones de emergencia han resistido el paso del tifón.
Éxito del trabajo de alerta y prevención
El director de Cáritas Filipinas indica, además, que «la evacuación preventiva llevada a cabo y el sistema de alerta temprana han funcionado adecuadamente. Las autoridades informaron a los alcaldes locales y alertaron a todas las comunidades. En algunos casos en los que los aldeanos no querían salir de sus casas, la policía les obligó a ir al refugio. La puesta en práctica de todo el trabajo llevado a cabo en las fases de preparación ha sido todo un éxito.»
Solidaridad de Cáritas Española
Una vez que Cáritas Filipinas identifique las necesidades más urgentes y las áreas prioritarias de la respuesta esta emergencia, Cáritas Española definirá su participación en y apoyo a la misma, en la misma línea de cooperación fraterna que se viene manteniendo con esta Cáritas asiática y que se puso de manifiesto a principios de 2012 con la aportación solidaria a los efectos del tifón “Washi”.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies