Noticias

Fallece monseñor Alfonso Milián Sorribas, obispo responsable de Cáritas entre 2002 y 2014

Era obispo emérito de Barbastro-Monzón.

Con profundo pesar recibía ayer toda la familia Cáritas la noticia del fallecimiento, en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, de monseñor Alfonso Milián Sorribas, obispo emérito de Barbastro-Monzón y quien entre 2002 y 2014 fuera obispo responsable de Cáritas dentro de la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española.

Don Alfonso, que había ingresado en el citado centro hospitalario el pasado domingo, tenía 81 años de edad. El funeral se celebrará mañana sábado, 28 de noviembre, en la catedral de Barbastro, y sus restos serán inhumados en la Capilla de los Mártires, como había dispuesto.

Biografía

Nacido el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel, realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, Fue ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962 y en 1992 obtuvo la licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología San Dámaso de Madrid.

Tras desempeñar diversos cargos pastorales en distintas parroquias de las diócesis de Zaragoza y de Teruel y Albarracín, fue nombrado obispo auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 por san Juan Pablo II.

Cuatro años después, el 11 de noviembre de 2004, Juan Pablo II lo nombra obispo de Barbastro-Monzón, donde tomó posesión el 19 de diciembre de ese mismo año en la catedral barbastrina. Era obispo emérito de esta diócesis desde el 27 de diciembre de 2014.

En la Conferencia Episcopal Española era miembro de la Comisión de Pastoral Social (CEPS) desde el año 2002, cargo que mantenía en el nuevo organigrama de la CEE dentro de la nueva Comisión Episcopal de Pastoral Social y Promoción Humana constituida en Asamblea Plenaria de marzo de 2020. Anteriormente, había sido miembro de la Comisión de Apostolado Seglar en el trienio 1999-2002.

Estrecha vinculación a Cáritas

Entre 2002 y 2014 desarrolló con plena dedicación su misión como obispo responsable de Cáritas Española en el seno de la CEPS. Durante esa etapa coincidió con las presidencias de José Sánchez FabaNuria Gispert y Rafael del Río.

Hombre bueno, de profunda espiritualidad y talante dialogante, llevó a cabo una intensa laboral de acompañamiento en el seno de la Confederación Cáritas Española. Como obispo responsable y en estrecha colaboración con quienes durante su etapa asumieron sucesivamente el cargo de delegado episcopal de Cáritas –Salvador PellicerAntonio Bravo y el también turolense Vicente Altaba—, don Alfonso jugó un importante papel de dinamizador pastoral en todas sus Asambleas Plenarias, así como en las distintas convocatorias cuatrienales del Congreso Hispano Latinoamericano y del Caribe sobre Teología de la Caridad, y en las sucesivas ediciones de las Jornadas de Teología de la Caridad.

En una entrevista publicada en la revista “Cáritas” a su regreso de un viaje a Perú para visitar los proyectos de reconstrucción financiados por Cáritas Española tras el terremoto de 2007, monseñor Milián explicaba de manera sencilla cuáles son las claves del ser y hacer de Cáritas: “No es una organización aparte que monta la Iglesia, del mismo modo que la celebración litúrgica o la enseñanza de la palabra de Dios no son algo que organiza la Iglesia como cosas añadidas. Son las tres realidades que fundamentan la Iglesia y las tres misiones que tiene que cumplir. Por tanto, Cáritas no es una ONG. Es la acción salvadora de la Iglesia realizada por medio de la caridad. Entendida así, damos mucho más porque no sólo de pan vive el hombre, como dijo Jesucristo, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios; y Cáritas tiene que dar esa otra riqueza, siendo un camino más para que el mundo conozca a Jesucristo”.

Descanse en paz.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies