Noticias

La COVID-19 desvía la atención de los gobiernos y conduce a una mayor explotación de las víctimas de trata

En el Día mundial contra la trata de personas, Caritas Internationalis y COATNET piden medidas urgentes para identificar y atender a las víctimas.

En el Día mundial contra la trata de personas, Caritas Internationalis y COATNET* instan a los gobiernos a intensificar los esfuerzos para identificar a las víctimas de la trata y la explotación, cuyo número aumenta de manera preocupante debido a la pandemia de COVID-19.
El secretario general de Caritas Internationalis, Aloysius John, ha declarado que “en este momento de COVID-19, denunciamos una realidad preocupante para las personas vulnerables y el aumento denunciamos una realidad preocupante para el aumento del riesgo de ser víctima de trata para las personas en situación de vulnerabilidad. La atención enfocada a la pandemia no debe evitar que cuidemos de las personas más vulnerables a la trata y la explotación. Y esto es lo que las organizaciones locales miembros de Caritas y COATNET están haciendo en todo el mundo, junto con otras organizaciones de la sociedad civil, proporcionando redes de seguridad muy necesarias para las víctimas de trata y explotación, incluso durante la pandemia, y acompañándolas en sus dificultades, ofreciéndoles apoyo social, médica, legal y psicológica «.
La confederación católica, con 162 organizaciones miembros, y la red cristiana contra la trata de personas dicen que la pandemia global ha enfocado la atención de los gobiernos hacia la salud, pero al mismo tiempo no se prestó suficiente atención al daño colateral de la pandemia en curso, especialmente en los migrantes. y trabajadores del sector informal, que ahora están más expuestos a la trata y la explotación. Caritas Internationalis y COATNET también piden medidas urgentes y específicas para apoyar a los trabajadores en los sectores informales, como el trabajo doméstico, la agricultura y la construcción, donde se pueden encontrar los trabajadores más vulnerables (es decir, personas en situación administrativa irregular).
Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la actualidad hay más de 40 millones de personas en nuestro mundo que son víctimas de la trata y la explotación. Una situación ya crítica, que la actual crisis de salud ha agravado, debido a la falta de inseguridad en la vivienda y el empleo como resultado de las medidas gubernamentales para evitar la propagación de COVID-19.
La falta de libertad de movimiento causada por el encierro y las restricciones en los viajes significa que las víctimas de trata en muchos países tienen menos posibilidades de escapar y encontrar ayuda cuando se encuentran en situaciones contra su voluntad. Entre ellos, hay muchas víctimas de la trata con fines de explotación sexual. Las trabajadoras domésticas enfrentan mayores riesgos económicos, y también física y psicológicamente, ya que están aún más aisladas de la sociedad durante la pandemia. Gabriel Hatti, presidente de la oficina regional de Cáritas Medio Oriente y África del Norte, destaca la difícil situación experimentada en el Líbano y otros países de Medio Oriente por «muchos filipinos y otros trabajadores extranjeros, que están luchando por regresar a casa después de perder su trabajo debido a la COVID -19 pandemia y la actual crisis económica. Ahora se están alineando frente a sus embajadas, sin ninguna protección social, o psicológica y muchos de ellos ni siquiera tienen un estatus legal”.
Las medidas restrictivas sobre los desplazamientos significan que es más difícil para las asociaciones y las autoridades identificar casos de trata y explotación.
Otros riesgos citados incluyen el aumento de la violencia contra los niños y las niñas que sufren delitos de acoso y abuso digital de abuso y explotación durante el cierre de los centros educativos en hogares con poca supervisión de los padres. En un momento durante el confinamiento en la India, por ejemplo, se reportaron a las autoridades 92.000 casos de abuso infantil en el transcurso de solo 11 días. Los niños de familias económicamente vulnerables también pueden verse obligados a mendigar en las calles, enfrentando un alto riesgo de explotación.
“Las víctimas de la trata de personas necesitan atención inmediata. En esta época de COVID-19, Caritas Internationalis y COATNET instan a los gobiernos a proporcionarles acceso a la justicia y a los servicios básicos, en particular casas de acogida y líneas 24 horas de atención y denuncia, y también a establecer medidas urgentes y específicas para apoyar a los trabajadores en los sectores informales. De la misma forma llamamos a las instituciones y organizaciones de la sociedad civil para proteger a las niñas y niños del abuso y la explotación, también a través de Internet y los nuevos medios de comunicación, y pedimos a todas las personas que estén atentas y denuncien los casos de trata y explotación de personas”, agregó Aloysius John.
COATNET es la red de 46 organizaciones cristianas dedicadas a combatir la trata de personas. Es una red global y comprende Caritas, otras organizaciones de la Iglesia Católica, como las Conferencias Episcopales y las congregaciones religiosas, así como organizaciones de otras denominaciones cristianas. La red brinda oportunidades para que sus miembros intercambien conocimientos y experiencias, así como para desarrollar acciones conjuntas y defensa en nombre de los miembros. www.coatnet.org

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies