Noticias

Nueva cultura necesaria en el contexto actual en la EFS 2012

Francisco Prat presentó ayer una nueva cultura necesaria en el contexto actual, enmarcada en el ciclo de ponencias de la Escuela de Formación Social 2012 de Cáritas Diocesana de Salamanca, bajo el lema: “A nuevas preguntas, nuevas respuestas”.

Prat es acompañante del equipo de Cáritas Española, y responsable del departamento de formación. Licenciado en teología y máster en bioética y una larga trayectoria profesional dedicada a lo social.
Francisco partió reflexionando sobre la situación actual, a parte de la evidente crisis financiera, fiscal, la crisis del euro, también vivimos una crisis cultural. Partimos de un exceso de consumo, hay crisis y al mismo tiempo, hay muchos mecanismos para no verla.
Hemos producido muchísimo a mano de obra muy barata, ha crecido todo menos los salarios y hemos comprado hasta endeudarnos. Estamos viviendo:
– La precarización laboral
– La precarización de la vivienda
– La dualización social
– El neodarwinismo social
– El debilitamiento de los sistemas protectores de las garantías de derechos
– Se van cuestionando conquistas del estado bienestar
En conclusión, vivimos una irrelevancia de las personas, se habla muy poco de personas y mucho de números.
También vivimos el dogma del crecimiento:
– El crecimiento es bienestar
– Lo rentable es lo que se contabiliza
– No existe la persona, existe el consumidor
– Necesidad es igual a deseo
– No hay aseguramiento colectivo de los riesgos individuales
– El pobre, es excluido de todo esto, no entra
Por otro lado está el dogma de la austeridad, el precio es la medida del valor
Lo que tiene valor es lo que valora el mercado. La productividad y la competitividad están por encima de todo. Los derechos económicos y sociales están en un segundo plano, vivimos en una ética de la acumulación, del goce y disfrute inmediato, en el que el pobre es el perdedor.
Vivimos en una sociedad líquida
En la que prima el desprenderse de las obligaciones, de la racionalidad, existe una primacía de las obligaciones, de la racionalidad, de la razón instrumental, está de moda ganar en flexibilidad:
– La economía se deshace de la ética
– La familia se deshace del vínculo
– La política se deshace de las ideas
– El trabajo se deshace del compromiso
En definitiva, los bienes relacionables no tienen valor, porque no tienen precio. Los fuertes son los grandes, los que generan riqueza y reactivan el consumo.
Frente a esto, Prat propuso algunas PISTAS DE PENSAMIENTO Y ACCIÓN
Recuperar la dignidad
La dignidad no tiene precio, no hay acepción de personas, su historia de vida tiene valor en sí.
Por otro lado nos proponía tejer redes, y resaltaba el valor de la gratuidad, pero sobre todo la responsabilidad por el otro. Se construye sociedad extendiendo los bienes relacionales, no se construye sociedad paliando carencias.
Es muy importante la participación, el acompañamiento y al mismo tiempo tener claras todas estas opciones:
– Trabajar por el protagonismo de las víctimas
– Pasar de solucionar problemas a acompañar procesos
– Y por último, pasar de ayudar desde fuera, a acompañar al lado
Francisco Prat terminó su exposición con una metáfora, invitando a convertirnos en artesanos, donde el resultado será colectivo, donde todo se cuece a fuego a lento y donde es muy importante continuar, incluso en tiempos difíciles.

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies